DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : SOL

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

La plaza de la Puerta del Sol es quizá uno de los espacios públicos más representativos de Madrid. Entre los siglos XVI y XIX fue físicamente el centro de la ciudad, y como tal fue testigo de numerosas celebraciones y acontecimientos históricos que se vivieron con especial intensidad (2 de mayo de 1808, proclamas políticas y constitucionales de los primeros liberales, reivindicaciones de la clase obrera, etc.). Sus orígenes se remontan al siglo XV, pues en este lugar estuvo emplazada una de las puertas de la cerca que envolvía la ciudad bajomedieval, llamada Puerta del Sol por estar orientada hacia el levante. La gran expansión urbana que conoció la ciudad a raíz del establecimiento de la corte en 1561, fue confiriendo a la plaza el rango de centro urbano, más aún cuando la construcción de una nueva cerca en 1625, con propósitos esencialmente fiscales, truncó el futuro desarrollo urbano de Madrid hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX. Su simbolismo político se debió a la monarquía de los primeros borbones, con la construcción en el siglo XVIII de la Casa del Correo –luego transformada en Ministerio de la Gobernación y hoy sede de la Comunidad de Madrid- y la Casa de la Aduana –hoy Ministerio de Hacienda- y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en la vecina calle de Alcalá.
Entonces la plaza no era tan representativa como ahora, presentaba una alargada forma bivial típica de las encrucijadas de caminos y estaba constituida por un caserío desordenado. Su forma actual se debe a la reforma realizada entre 1852 y 1862, que consiguió redefinir la plaza con monumental centralidad en un entorno urbano que se había configurado durante los siglos XV y XVI. Fue tan exitosa la reforma que pronto se convirtió en polo de atracción para importantes actividades comerciales, administrativas y financieras, hechos que condujeron a remodelar sus calles colindantes, como Preciados, Carretas, Arenal y Ancha de Peligros. De hecho, la Puerta del Sol y sus inmediaciones fueron hasta bien entrado el siglo XX, y todavía en la actualidad, el centro comercial de la ciudad por excelencia. Prueba de ello son los numerosos establecimientos típicos que todavía podemos encontrar –Papelería Bargueño, restaurantes Lardhy y Casa Labra, Pastelería el Riojano, Chocolatería de San Ginés-, junto con numerosos edificios financieros que relanzaron la vitalidad económica de la capital –La Equitativa, El Fénix Español, los bancos Mercantil Industrial, de Bilbao e Hispano Americano-, y otras construcciones que reflejan nuevas pautas socioculturales –palacios de Gaviria, del Duque de Rivas, de Isla Fernández, teatros Eslava y Reina Victoria, y la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid-. Pero también, el curioso puede zambullirse en tiempos más pretéritos a través de algunos edificios emblemáticos como el Monasterio de las Descalzas Reales, la Parroquia de San Ginés, los palacios de Santa Cruz y del Marqués de Miraflores o a través de las casas y los mesones más populares de los alrededores de la plaza Mayor.
Volver a la cabecera de la página