Madrid , 23 de Agosto de 2017

DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : MAYOR

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

Esta zona se corresponde con lo que fue el Madrid medieval. Entonces era una ciudad fortaleza de pequeñas dimensiones (33 hectáreas en el siglo XII), tenía su alcázar, murallas, torres, coso y puertas que comunicaban con los caminos que iban a Guadalajara, Toledo y la sierra. La estructura urbana estaba organizada en barrios o colaciones que encabezaban distintas parroquias, como la de San Nicolás, San Pedro el Real, Santiago y San Andrés. Junto a los barrios cristianos estaba la judería y la morería, constituyendo una población que en el siglo XV alcanzó los 12.000 habitantes. De esta época, además de restos arqueológicos, sólo se conserva la torre de la Parroquia de San Nicolás, que es contemporánea al Fuero (1202). Pero pese a no conservarse casi nada, lo cierto es que hemos heredado la morfología urbana medieval, es decir, la forma que tienen las manzanas de casas, las calles, las pendientes y las plazas como la de la Paja, que servían de lugar de mercado. Así pues, no es tarea difícil recrear en el actual callejero el itinerario que seguía la muralla medieval. Quedan restos en la Cuesta de la Vega –de la época árabe- en las calles de los Mancebos, Don Pedro, Cava Baja, plaza de la Puerta Cerrada, calles de Santiago y del Espejo y en las plazas de Isabel II y de Oriente. En las calles que encierran este perímetro, también conocido como el Madrid de los Austrias, se encuentran muchos edificios de interés histórico y cultural, como los palacios del príncipe Anglona, del marqués de Camarasa, del duque de Abrantes, del Cordón, del Arzobispado y de la Nunciatura; iglesias como el Sacramento, San Miguel, San Pedro, Santiago, San Andrés y la antigua capilla del obispo; edificios civiles como el palacio de los Consejos –hoy sede del Consejo de Estado y de la Capitanía General-, el Ayuntamiento, la antigua casa de Cisneros y la casa y torre de los Luján.
La visita a la Plaza Mayor es, si me permite el lector, obligatoria. Fue la primera plaza monumental que se construyó en Madrid (1617 y 1619), aunque la actual data de la década de 1790, pues un incendio obligó a reconstruirla por completo. En su origen se concibió como un espacio lúdico donde se realizaban festejos y corridas de toros para entretenimiento del rey y sus cortesanos, pero también sirvió para celebrar autos de fe, ejecuciones públicas y como lugar de mercado. Destaca la uniformidad del caserío y algunos edificios singulares como la Casa de la Panadería, la Casa de la Carnicería y la estatua ecuestre de Felipe III.
Igualmente, recomiendo al lector dar un paseo por la antigua Morería (plazas de la Morería y del Alamillo, calles de los Caños Viejos, de Alfonso VI y del Granado) que aún mantiene su encanto e invita a frecuentar sus numerosos bares, restaurantes y comercios tradicionales.
La zona de las cavas es también uno de los lugares más típicos del antiguo Madrid, conserva su carácter popular y un interesante caserío con más de dos o tres siglos de antigüedad. Especial curiosidad despierta en el andante la antigua posada del Dragón y el viejo Mesón del Segoviano, el Arco de Cuchilleros contiguo a la plaza Mayor con su caserío y mesones del siglo XVII y el Mercado de San Miguel, único exponente de la arquitectura de hierro que queda de su clase en Madrid.
Dirigiéndonos hacia el sur, por la calle de Bailén llegamos al viaducto que salva la escarpada vaguada de la calle de Segovia y desde el que podemos contemplar una hermosa vista de esta parte de la ciudad y de los jardines de las Vistillas. Continuando por la misma calle llegamos hasta el emplazamiento de la Basílica de San Francisco el Grande, que es quizá el edificio religioso más monumental de la ciudad, fue construida en el siglo XVIII y presenta una decoración interior que deslumbrará al visitante.
Volver a la cabecera de la página