Madrid , 27 de Marzo de 2017

DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : HUERTAS

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

Esta zona esta articulada por las calles de Atocha, de Huertas, del Prado y la Plaza de Santa Ana, junto con gran número de calles colindantes (León, Lope de Vega, San Agustín, Fúcar y Príncipe, entre otras). En su recorrido se puede comprobar sobre el terreno que esta parte de la ciudad esta emplazada sobre una suave pendiente, formada por antiguas cuencas de arroyos que vertían sus aguas en el arroyo que discurría por el Paseo del Prado. Tanto es así, que durante la Baja Edad Media toda esta zona estaba destinada a usos agrarios, siendo típicas las huertas porque había abundancia de agua. De hecho, sabemos que en tiempos de Enrique IV (siglo XV) la mayoría de ellas pertenecían al Marqués de Castañeda.
Gran parte de estos campos fueron engullidos por la trama urbana en el siglo XVI, pero la memoria histórica ha hecho prevalecer el nombre de las Huertas hasta nuestros días. Su desarrollo urbano tuvo el carácter de arrabal, como continuación de la villa medieval, constituyendo uno de los barrios más populares de entonces, aunque también tuvo ilustres moradores como los Fúcar y los Spinola, banqueros de la monarquía de los Austrias. Pero si hay algo que debe llamar la atención del visitante es la relación que tuvo esta parte de la ciudad con el mundo de las letras. Aquí residieron los poetas y dramaturgos más importantes de la España del Siglo Oro, como Cervantes, Lope de Vega, Quevedo y Góngora, se encontraban los principales teatros de la corte (el de la Cruz y el del Príncipe –hoy Español-), y en la calle del Prado, a la altura de la calle del León, se encontraba el mentidero de los comediantes, lugar en el que los literatos discutían, sentían y vivían la poesía y las letras. De hecho, la zona comprendida entre las calles de Lope de Vega, Cervantes, San Agustín y parte de la de Huertas se la conoce como Barrio de las Letras o de los Poetas, incluso se puede visitar la casa que habitó Lope de Vega (calle de Cervantes). Muchas de las casas de esta zona todavía conservan elementos arquitectónicos de los siglos XVI al XVIII y casi ninguna de ellas pasa de cuatro alturas, lo que le imprime un carácter pintoresco que traslada al viandante a un pueblo dentro de la gran ciudad. También hay un caserío más monumental, son muchos los ejemplos: convento de las Trinitarias, parroquia de San Sebastián, palacios del Duque de Ugena –hoy Cámara de Comercio e Industria-, del Marqués de Perales –sede de la Filmoteca Nacional- y del Conde de Tepa, la Real Academia de la Historia, el Ateneo, los teatros Español y de la Comedia, y con formas más contemporáneas la casa de Fernández Villamil y el Cine Doré. Este aire pintoresco de la zona también se lo dan los numerosos bares, tascas, cervecerías y garitos de alterne, especialmente por las noches, hasta el punto de haberse convertido en una de las zonas más concurridas y frecuentadas por la juventud y los noctámbulos.
Queda cerca la calle de Atocha, que fue uno de los ejes urbanos más importantes del antiguo Madrid, testigo de numerosos ceremoniales de la corte con la monarquía de los Austrias. Por esta calle uno se puede acercar a la plaza de Tirso de Molina, donde en tiempos estuvo el convento de mercedarios que habitó este célebre escritor. En su recorrido el caminante podrá descubrir un curioso mestizaje de etnias y culturas que proceden de diversas partes del mundo, además de poder contemplar algunos edificios singulares como el antiguo Palacio del Duque de Alba y el Instituto y Colegiata de San Isidro.
Próxima a la zona de Huertas se encuentra la plaza de las Cortes, configurada por un caserío elegante de los siglos XIX y XX, como el Congreso de los Diputados, y otros edificios singulares ubicados en la Carrera de San Jerónimo como el Palacio del marqués de Miraflores y los edificios de los antiguos bancos Exterior de España y de Crédito Industrial.
Volver a la cabecera de la página