Madrid , 25 de Marzo de 2017

DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : PONTONES

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

La edificación de esta parte de la ciudad se ha realizado en fechas muy recientes, pues con anterioridad lo único que había en esta zona, conocida como La Vega, eran casas y huertas de labor. A mediados del siglo XIX este panorama empezó a cambiar con la construcción de enormes paradores de ganado en las proximidades de la ronda de Segovia y los actuales paseos de los Melancólicos, Imperial y de los Pontones. En estos paradores se recogía el ganado antes de llevarlo al matadero que había junto a la Puerta de Toledo, para su posterior comercialización, y, además, estaban muy cerca de las instalaciones ferroviarias. De hecho, el ferrocarril se convirtió en polo de atracción para la creciente industria del momento, hasta el punto que fue necesario construir en este lugar la nueva Estación Imperial (1881), para atender con suficiencia la demanda de transporte ferroviario. Esta estación estuvo funcionando hasta la década de 1960 y en el solar que ocupaba, junto al paseo de su nombre, se han construido nuevas viviendas del proyecto urbanístico denominado Pasillo Verde.
Al otro lado del Manzanares también se han construido nuevas viviendas y urbanizaciones sobre los terrenos que ocupó la antigua posesión de la condesa de Bornos y parte de la pradera de San Isidro, cuya famosa romería inmortalizó Francisco de Goya en un célebre cuadro. Los únicos vestigios que se conservan del pasado histórico de esta parte de la ciudad lo constituyen las sacramentales o cementerios de San Justo, Santa María y de San Isidro, que fueron construidos en el siglo XIX.
En épocas pasadas el río Manzanares no era ni mucho menos como lo vemos en la actualidad. Según Fernández de los Ríos era un «aprendiz de río» (1876), o como siglos antes escribiera Quevedo «más agua trae un jarro / cualquier cuartillo de vino». A esto había que añadir las malas condiciones sanitarias producto tanto de su poco caudal como de la gran cantidad de inmundicias que recibía de un deficiente sistema de alcantarillado. Hubo que esperar hasta el año 1914 para que el Ministerio de Fomento ordenara el comienzo de las obras de canalización y saneamiento del tramo urbano del Manzanares. Del proyecto original, diseñado por Eduardo Fungairiño, sólo se llegó a encauzar el tramo comprendido entre el Puente de los Franceses y el arroyo Abroñigal –actual M-30 este-, es decir, 7.666 mts., con un canal formado por cauces de doble lecho, a la vez que se construían dos colectores generales en ambas márgenes del río para recoger de la red secundaria de alcantarillado las aguas residuales y pluviales. Ambas obras se terminaron el 30 de enero de 1925.
Volver a la cabecera de la página