Madrid , 24 de Junio de 2017

DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : COLON

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

La plaza de Colón se puede considerar como la puerta de entrada hacia los barrios del ensanche que se construyeron durante la segunda mitad del siglo XIX. De hecho, en este mismo lugar estuvo ubicada la Puerta de Recoletos hasta su derribo en 1859, pues hasta aquí llegaban los límites de la ciudad. Entonces el Paseo de Recoletos era una vía secundaria por la que se accedía a la ciudad y estaba delimitada por un caserío desordenado en el que no faltaban huertas y tierras de labor, tahonas y herrerías, y algún que otro convento, como el de los Agustinos Recoletos de Copacabana, de donde el paseo tomó el nombre. A mediados del siglo XIX se remodeló el paseo ensanchándolo a costa de las huertas que lo flanqueaban por su lado izquierdo y se creó un barrio en cada uno de sus lados, que han sido considerados como los más elegantes y representativos del Madrid romántico isabelino (la zona del Barquillo y las manzanas de casas que comprenden las calles de Recoletos, Villanueva, Jorge Juan y los comienzos de la de Serrano). En esta transformación influyó la construcción del palacio del Marqués de Salamanca (1846-1855), seguido de otras residencias de aristócratas y financieros, y en la que el Estado contribuyó con la construcción de la Casa de la Moneda (1856-1861) –hoy Jardines del Descubrimiento- y del Palacio de la Biblioteca y los Museos Nacionales (1866-1892), que hoy es la sede de la Biblioteca Nacional y del Museo Arqueológico.
También se connfiguró en el siglo XIX el área urbana conocida como las Salesas (calles de Orellana, Argensola, Justiniano, Marqués de la Ensenada, General Castaños, Campoamor). Hasta entonces este lugar había estado ocupado por los conventos de las Salesas Reales y de Santa Teresa, y sus respectivas huertas, pero al ser desamortizados en 1868 empezaron a explanarse y trazarse los solares que habrían de acoger el nuevo caserío. De esta nueva barriada destacan dos edificios que en su día formaron parte del Convento de las Salesas Reales: el palacio de Justicia, sede del Tribunal Supremo y la parroquia de Santa Bárbara.
Al norte de la actual plaza de Colón, entonces extramuros de la ciudad y siguiendo el cauce del arroyo de la Fuente Castellana, se desarrollaba un amplio paseo. Durante la alcaldía del Marqués de Pontejos (1834-1836), pasó de vertedero a un agradable paraje mediante la canalización del arroyo y una considerable plantación de árboles. Este nuevo paseo, que mantuvo su aspecto bucólico durante todo el periodo isabelino, se llamó en un principio de las Delicias de Isabel II, más tarde de la Fuente Castellana y en la actualidad de la Castellana. A partir de la década de 1930 el paseo de la Castellana en su prolongación hacia el norte se convirtió en el eje de referencia para el futuro crecimiento de la ciudad, aunque ya en el siglo XIX jugó un papel determinante en la distribución de los barrios del ensanche. Así, a la izquierda del paseo de la Castellana se trazó la barriada de Chamberí y a la derecha el barrio de Salamanca. En el anteproyecto de ensanche de 1857 estos dos barrios se destinaron para zona residencial de las clases media y alta de la ciudad, por lo que empezaron a construirse lujosas mansiones –Palacio de Villamejor- y edificios de viviendas espaciosas y comodas. Tampoco faltaron entre sus calles los colegios, residencias y asilos regentados por religiosos, como el de las Hermanitas de los Pobres de la calle Almagro, en gran medida demandados por las clases más pudientes, al igual que se establecieron nuevas dotaciones municipales como el Mercado de la Paz (1882).
Volver a la cabecera de la página