Madrid , 18 de Octubre de 2017

DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : GRAN VIA

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

La apertura de la Gran Vía fue la reforma urbana más importante que hasta entonces se había producido en una ciudad española. La idea originaria data de 1862 y consistía en crear una gran avenida que atravesara el casco antiguo de Madrid para unir la Puerta del Sol con la Estación del Norte. Por estas fechas Haussmann hacía las grandes reformas en París. A este proyecto siguió el realizado por Carlos Velasco en 1886, con la pretensión de unir los barrios de Salamanca y Argüelles por un pasillo interior que atravesara el casco urbano.
Los tramites y costosos procedimientos de expropiación aconsejaron suspender el proyecto, aunque la idea de que Madrid tuviera una gran avenida interior quedó anclada en la población, manifiesta incluso en el teatro popular, con la obra «La Gran Vía» de Felipe Pérez y González y con música del maestro Chueca (1886). Finalmente, superadas las dificultades técnicas con la ley para la Construcción de Grandes Vías, en 1904 se aprobó el proyecto de construcción de la Gran Vía, realizado por los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Andrés Octavio. Se trataba de construir un trazado viario en pleno centro urbano, dividido en tres tramos. El primero iba desde la calle Alcalá hasta la Red de San Luis, en paralelo a Caballero de Gracia, fue llamado avenida del Conde de Peñalver (en honor del alcalde que había emprendido su apertura) y se construyó entre 1910 y 1918. El segundo, sigue aproximadamente parte de lo que fue la calle de Jacometrezo hasta la plaza del Callao, tomó el nombre de avenida de Pi y Margall y fue construido entre 1922 y 1924.
El tercero y último, denominado avenida de Eduardo Dato, se construyó entre 1926 y 1931 y vino a prolongar la calle de Preciados hasta la antigua plaza de San Marcial -hoy Plaza de España-. Al concebirse la Gran Vía como una zona de ocio, como escaparate de nuevas y pujantes actividades comerciales y entrada del cosmopolitismo de entreguerras, a ambos lados de su trazado empezaron a construirse edificios monumentales para sociedades financieras, cines, teatros, hoteles, restaurantes, salas de fiestas típicas de los llamados “locos años 20”, y todo ello con un toque muy a lo Broadway.
En la actualidad sigue siendo polo de atracción para los visitantes y los propios madrileños, pues a lo largo de su recorrido hay una amplia oferta comercial y de ocio, además, de contar con un patrimonio cultural e histórico en gran parte de sus edificaciones, en su día escaparate de la modernidad de Madrid, con ejemplos como: los edificios Metrópolis, Grassy, Gran Peña, del antiguo Círculo de la Unión Mercantil e Industrial, del desaparecido Banco Central, la Telefónica, la Casa Matesanz, los almacenes Madrid-París -que fueron reconvertidos en SEPU-, los hoteles Gran Vía, Atlántico y Avenida, los palacios de la Música y la Prensa, el Cine Callao y, entre otros, el edificio Carrión -cine Capitol-. Algunos urbanistas han considerado la apertura de la Gran Vía como una operación de fachada, debido a que a ambos lados de la Gran Vía se dispone una morfología urbana de los siglos XVI y XVII, es decir, el casco antiguo de Madrid. Aprovechando esta circunstancia y recorriendo unos pocos metros, pueden contemplarse antiguos conventos como el de San Plácido y el de Juan de Alarcón, y visitar algunas iglesias cargadas de arte como la de San Antonio de los Alemanes. Si lo que se pretende es realizar algunas compras, nada mejor que dirigirse a las numerosas tiendas y grandes almacenes que se encuentran en el triángulo formado por la Red de San Luis y las plazas de la Puerta del Sol y de Callao.
Volver a la cabecera de la página