Madrid , 25 de Junio de 2017

HISTORIA de Madrid

Evolución de la ciudad

Crecimiento urbano:

Desde el siglo IX al 1939...
Madrid Corte ...

[ OBTENER ] información de interés

Madrid Medieval

En el Siglo X

En el Siglo XII

Murallas medievales

En el Siglo XIII

En el Siglo XIV

En el Siglo XV

En torno al año 1535

MADRID CORTE


Madrid barroco (1600-1725)



Madrid Capital

Madrid en el año 1875

Madrid en el año 1900

Madrid en el año 1936

Sabías que..

El siglo XVII empieza en Madrid con un periodo de incertidumbre y recesión motivado por el traslado de la Corte a Valladolid (1601-1606). Esta controvertida decisión, cuyo principal beneficiario fue el duque de Lerma, valido de Felipe III, provocó una crisis generalizada de gran envergadura que implicó, entre otras consecuencias, la salida de la ciudad de aproximadamente 50.000 a 60.000 personas.
En 1606, Felipe III y el duque de Lerma acuerdan que la Corte vuelva a trasladarse otra vez a Madrid. La razón, un donativo de 250.000 ducados que el Concejo de la ciudad tuvo que pagar al Rey y su valido.
Tras el retorno de la Corte, se inició un programa de construcciones públicas para equiparar el aspecto físico de la ciudad a la realidad de su papel político, un programa parejo a la progresiva intensidad que iban tomando las manifestaciones sociales y culturales del barroco. Es el Madrid de Cervantes, Quevedo, Góngora, Lope de Vega, Calderón, Tirso de Molina, Velázquez, Alonso Cano y Rubens, una época de grandes actuaciones urbanas y de intensa actividad constructiva: Entre 1617 y 1619 se ordenó el espacio urbano de la plaza Mayor mediante la construcción de un recinto cerrado con fachada uniforme y regular. Este proyecto obra de Juan Gómez de Mora culminaba la transformación de la antigua plaza del arrabal en una plaza cortesana.
En 1632, con la reforma del Cuarto Real que había junto al Monasterio de los Jerónimos, el arquitecto Alonso de Carbonell inició la construcción del palacio del Buen Retiro, un lujoso conjunto palaciego con jardines, seis ermitas, estanques y lagos, que se emplearía como lugar de retiro y descanso de los soberanos.
Se construirán también nuevos edificios institucionales como la Cárcel de Corte (1629-1636) y la Casa de la Villa, además de palacios como el del duque de Uceda, casas comunes de estilo madrileño y un gran número de edificios religiosos, sobre todo conventos. De esta época datan edificios tan importantes como el Noviciado de Jesuitas (1602), los conventos de Jesús Nazareno (1606), la Carbonera (1607), las Trinitarias de San Ildefonso (1609), la Encarnación (1611), el Sacramento (1615), las Calatravas (1623), San Cayetano (1644), Comendadoras de Santiago (1650), San Pascual (1683), o Santa Teresa (1684), así como la iglesia de San Antonio de los Alemanes (1606), o la capilla de San Isidro (1657), junto a la parroquia de San Andrés.
Este periodo culmina en el año 1700 con la muerte de Carlos II sin sucesión y la instauración de la Casa de Borbón en el trono de España, aunque pagando el precio de una Guerra de Sucesión (1700-1713) que no sólo a afectó a los territorios hispanos, sino también al resto de las potencias europeas.
Estos acontecimientos coinciden con los momentos finales del barroco madrileño en las construcciones de la ciudad: palacio de Goyeneche (obra de Churriguera), ermita de la Virgen del Puerto, el definitivo Puente de Toledo, así como el palacio de la Torrecilla y el edificio del Hospicio de San Fernando, todos ellos realizados por el genial Pedro de Ribera
Volver a la cabecera de la página